LA CASA DEL DESEO

NUEVA EDICIÓN DE LA ETERNIDAD

(Fragmento)

Autor  -Gonzalo Escudero Moscoso-

Poeta y diplomático

Ecuador (1903-1971)

 

“El tiempo no ha pisado este aire. 
Y no ha tocado el aire esta agua. 
Ni el agua caminó en esta piedra. 
Ni la piedra se desolló en esta ascua. 
Aire, agua, piedra y ascua,
sin tiempo, ojos, ni tacto.
Y adentro, ancha de mundo, 
la herida vegetal del canto, 
este durar en soledad liviana
y este morir sin muerte en el espacio. 
La eternidad apenas
es el ocio de jugar a los astros, 
de fumar nubes
y de ignorarnos”.

Autor  -Gonzalo Escudero Moscoso-

tumblr_o3hz97kyju1rebxsto1_1280

LA CASA DEL DESEO

 

La casa del deseo ha quedado abandonada,

llena de pájaros inciertos,

sin puertas, 

sin ventanas,

tan solo un viejo espejo

da testimonio de una pasión lejana,

reflejos tenues penetran

la obscuridad reinante,

dejando ver

recodos de lamentos

vencidos por el tiempo

colándose por esos espacios

llenos de silencios,

en ese lugar

hay vestigios etéricos

de copas

con vino servidas

embriagando las huellas del espíritu,

para que no se escape,

para que no se pierda

su diamante rojo y líquido.

 

Tornasolado crisol,

testigo de un amor inolvidable

aferrándose a la vida,

arañando las almohadas

en las sombras,

escondiéndose de la claridad del mañana,

son tiempos que sobreviven

al vuelo

de los pájaros inciertos.

 

El viejo espejo

da testimonio…

entre él

y la húmeda pared

se resguardan

trazos de piel y seducción,

quedaron atrapados

debajo de sábanas

y olvidos,

como conteniendo las tinieblas,

como conteniendo el abismo,

como cuando una palabra 

no es suficiente

para cavar el surco,

y revivir la semilla.

 

Y un cielo gris,

como un premonitorio vacío

ausente de testigos,

alumbra con su diáfana luz

una pequeña foto abandonada,

tan llena de besos y de hastíos,

tan llena de aromas,

tan sola,

tan callada,

insistiendo en mortales silencios

matando poco a poco la vida

como el veneno

de una ponzoñosa serpiente.

 

Una pequeña foto abandonada

sobrevive

tan llena de soledad como los pueblos vacíos,

tan vacía que se le han borrado sus nombres

pero tan pletórica de goces,

como su evocadora imagen lo muestra,

tan arrugada

y tan llena de besos rojo carmín

desgastados por la marea del tiempo,

besos inconclusos que murieron

como perros desintegrados en el viento,

mostrando una historia

testigo del sol en el ocaso,

testigo de un amor mudo

que temió el fracaso,

como si mil inviernos lo hubiesen habitado,

hay lágrimas que lloran,

porque subsisten cansadas

de la espera

en esa vieja habitación vacía,

danza de cuerpos que se amaron,

sus nombres fueron entrelazados en el silencio

hilvanando eras y memorias

existiendo aún hoy

en esa casa abandonada

exenta de formas

y sin rastros

de aparente vida.

 

La memoria de las paredes

no hace más que nombrarles,

la memoria de las paredes

no hace más que recordarles,

los ecos 

de los <te amo perdidos>

extraviados como cometas errantes

en noches profundas

del universo,

danzando aún la llama

de una pasión inextinguible,

espiral de besos y pasiones

cual burdel prohibido

alumbran

un piadoso crucifijo de madera,

que desde la pared húmeda y obscura

perece resistir el paso del tiempo,

jurando una fidelidad que fue amparada

en un inmortal amor prohibido.

 

La casa del deseo ha quedado abandonada,

como jardín sin rosas,

como riachuelo sin agua,

esperando

una copiosa lluvia

de pasiones

y tumultuosos deseos,

para poder despertar por fin

las memorias

que ha querido llevarse el olvido.

 

La casa del deseo llora

historias de pasiones y alboradas,

la casa del silencio llora

junto al río

las horas de gozo y de gloria

que sembraron los nombres

de esos dos antiguos

y transparentes amantes, 

lloran los tiempos que acercaron

sus caminos junto al abismo,

y los vieron caer,

caerse,

cayendo

hacia la nada.

 

Aunque los tiempos

como golondrinas se volaron,

y los años,

los años que juntos se escaparon

se fueron muy lejos

de las pasiones que matan

y mueren

en este mundo de hastío,

se han marchado

con sus recuerdos,

danzando como hojas de otoño,

secas,

amarillas,

sin poder ser parte de la savia,

que volverá algún día

para alimentar la raíz.

“La casa del deseo es un recuerdo hueco,

donde se fue el tiempo,

más permaneció

en el silencio,

en la penumbra,

una extraña forma de vida”.

Berkanaluz

D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com

La imagen fue tomada de internet

tumblr_o3hz97kyju1rebxsto1_1280

standard-150 (1)

Abrázame

Instrumental Piano Cover

 

4 pensamientos en “LA CASA DEL DESEO

Responder a novecentomilaepiu Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .