RESPLANDOR

-RESPLANDOR-

Somos peligrosos,

tomamos el dolor

y lo convertimos en camino,

tomamos el tiempo

y lo convertimos en olvido,

tomamos los recuerdos

y los convertimos en polvo,

nada nos hace daño.

Somos peligrosos

somos gente que solo ve futuro

enteramente conscientes del presente.

Somos peligrosos,

no aramos la tierra

con bueyes perdidos,

tocamos melodías que no acaban,

sembramos semillas del mañana

en auroras boreales fabricadas.

Somos patria,

somos origen,

damos la bienvenida

a la sonrisa,

el dolor nos sana.

Somos peligrosos,

la historia no nos cambia,

amamos lo que permanece,

patria,

religión

familia,

bandera

el sol creador de la materia,

energía sublime.

Somos peligrosos,

no nos doblegan

las palabras amenazantes

ni hirientes,

no somos maleables por el miedo,

aunque el miedo a veces

se nos cuela hasta el alma,

pero no nos vence,

seguimos haciendo camino

al andar.

Somos peligrosos,

no nadamos en favor de la corriente,

el remolino nos atrapa,

pero hemos aprendido a escaparnos,

el cielo es una referencia

que jamás morirá para nosotros,

no nos pueden robar

aquello que nos pertenece,

somos origen

y solo respondemos a Dios

cuando nos llama.

Somos peligrosos,

curamos nuestras heridas

con el suero

de nuestras propias lágrimas.

Somos peligrosos,

somos gente que no sucumbe

al poder,

no nos seduce la inercia,

no alabamos nombres poderosos

que nos ofrecen cenizas

para que sacrifiquemos el fuego

y la luz,

al contrario

los combatimos

con nuestras mejores armas,

la verdad y la palabra

son disparos

que defienden

sin derramar una sola gota

de sangre,

son disparos

que amedrentan

sin lastimar

el alma,

y es por eso que si nos atrapan,

solo miramos llover,

porque sabemos

que tarde o temprano

el sol vuelve a salir,

y su calor

nos alimenta el alma,

somos mariposas eternas,

libélulas

pájaros de almas libres

jamás podemos morir.

Somos peligrosos,

no somos del caviar,

somos del pan

aquel mismo pan

que Jesús repartió en su última cena

entre sus doce apóstoles,

en su última cena

que ya no tuvo un mañana.

Somos peligrosos

somos gente

que queremos vivir,

construyendo para el mañana

que a Jesús le fue arrebatado,

por eso sembramos amor

en cada surco abierto

que la vida nos reclama,

porque es esta tierra

el único lugar

donde podemos vivir

mientras nuestro tiempo

no se acaba,

es en el único lugar

donde podemos vivir,

y que muchos quisieran arrebatarnos,

el hoy,

hoy,

hoy somos peligrosos

somos el amanecer que cada día

con gran energía nos reclama.

Somos peligrosos

somos camino

sendero

amor

y nada,

nada nos hace aminorar

nuestra marcha

menguar nuestra lucha,

ni retroceder nuestros sueños

para hacerlos realidad.

Somos gente

que persigue

el primer resplandor de luz

que el camino

día a día nos regala

aunque ello

nos implique llegar

hasta el mismísimo borde del abismo

y saltar hacia el precipicio

porque confiamos

en el abrazo protector

que Dios siempre

nos manda.

Berkanaluz

Imagen de la red

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .