LIBERANDO

BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB69313576_485755235319472_632162191755182080_n

LIBERANDO

 

Al final, de la vida aprenderemos que hay cosas que no se pueden cambiar, las aceptaremos porque no hay manera <que el despertar exista en la vigilia> porque en la vigilia no se retendrá nunca <el sueño> y no podremos alcanzar el tiempo, que siempre irá corriendo por delante nuestro, al final aprenderemos que la única forma de atraparlo es el instante, escuchando nuestro propio latido, respirando la verdad del segundo, que no contiene el más mínimo atisbo del pasado y menos del futuro, <esa respiración> “es tan solo un instante fuera del tiempo que nos regala la vida”.

Al final aprenderemos que no creceremos solamente desde el tallo olvidando nuestras raíces, que será inútil tratar de elevarnos antes de tiempo, al final aprenderemos que la raíz nos atrapará en la tierra, pero esto será necesario para agradecer y recordar, el lugar desde donde hemos venido, al final aprenderemos que también podemos volar, llevando nuestras raíces a cuestas, dejando que el viento las acaricie en su vuelo, no será esto tan malo, ni tampoco lo sufrirá el silencio y la obscuridad que quedará en la tierra vacía.

Porque nunca nos llevaremos <todo> de nosotros por el camino y siempre <algo de nosotros> quedará alimentando un pequeño recuerdo, en esa curva donde se quiebra la horizontalidad del tiempo.
Al final aprenderemos que el llorar será parte del crecer y no podremos evitarlo, para compensar ese dolor existirá siempre <el instante de alegría> y la sonrisa para festejarlo, después de todo, nada será eterno y nada permanecerá, “solo la intención de retener el agua en el espejo del pasado saciará nuestra sed de los recuerdos”.

Después de todo aprenderemos que podremos ser semilla, ser flor, ser mariposa, ser árbol, ser montaña, ser sol, acompañando el suspiro de la vida, porque sabremos que tarde o temprano vendrá la lluvia danzando el destino

Después de todo aprenderemos que intentar atrapar el lucero no nos dará ni más luz, ni más tiempo, ni más vida, en cambio al liberarlo volverá a iluminar en libertad el firmamento, y ya no será solo una luz, sino un resplandor iluminando todo el universo.

“Al final aprenderemos que es mejor liberar el miedo, que retener el sufrimiento”.

Berkanaluz
D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com
http://www.alasrotaspoesia.blogspot.com
standard-150 (1)
Imagen de la red

BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB69313576_485755235319472_632162191755182080_n

 

 

120 ANIVERSARIO del escritor – Jorge Luis Borges-

JJJJfot_4233_gr

 

“Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. 
Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. 
Esta es prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”.

-Jorge Luis Borges-

 

-120 años-

Jorge Luis Borges considerado “un grande” de la literatura en lengua española cumple hoy aniversario de su natalicio.

Argentina 24 de agosto de 1899, Suiza 14 de junio de 1986.

Comparto algunos poemas de su autoría.

 

 

-AUSENCIA-

-Jorge Luis Borges-

Habré de levantar la vasta vida 
que aún ahora es tu espejo: 
cada mañana habré de reconstruirla. 
Desde que te alejaste, 
cuántos lugares se han tornado vanos 
y sin sentido, iguales 
a luces en el día. 
Tardes que fueron nicho de tu imagen, 
músicas en que siempre me aguardabas, 
palabras de aquel tiempo, 
yo tendré que quebrarlas con mis manos. 
¿En qué hondonada esconderé mi alma 
para que no vea tu ausencia 
que como un sol terrible, sin ocaso, 
brilla definitiva y despiadada? 
Tu ausencia me rodea 
como la cuerda a la garganta, 
el mar al que se hunde.

 

-EL RELOJ DE ARENA-

-Jorge Luis Borges-

 

Está bien que se mida con la dura 
Sombra que una columna en el estío 
Arroja o con el agua de aquel río 
En que Heráclito vio nuestra locura 

El tiempo, ya que al tiempo y al destino 
Se parecen los dos: la imponderable 
Sombra diurna y el curso irrevocable 
Del agua que prosigue su camino. 

Está bien, pero el tiempo en los desiertos 
Otra substancia halló, suave y pesada, 
Que parece haber sido imaginada 
Para medir el tiempo de los muertos. 

Surge así el alegórico instrumento 
De los grabados de los diccionarios, 
La pieza que los grises anticuarios 
Relegarán al mundo ceniciento 

Del alfil desparejo, de la espada 
Inerme, del borroso telescopio, 
Del sándalo mordido por el opio 
Del polvo, del azar y de la nada. 

¿Quién no se ha demorado ante el severo 
Y tétrico instrumento que acompaña 
En la diestra del dios a la guadaña 
Y cuyas líneas repitió Durero? 

Por el ápice abierto el cono inverso 
Deja caer la cautelosa arena, 
Oro gradual que se desprende y llena 
El cóncavo cristal de su universo. 

Hay un agrado en observar la arcana 
Arena que resbala y que declina 
Y, a punto de caer, se arremolina 
Con una prisa que es del todo humana. 

La arena de los ciclos es la misma 
E infinita es la historia de la arena; 
Así, bajo tus dichas o tu pena, 
La invulnerable eternidad se abisma. 

No se detiene nunca la caída 
Yo me desangro, no el cristal. El rito 
De decantar la arena es infinito 
Y con la arena se nos va la vida. 

En los minutos de la arena creo 
Sentir el tiempo cósmico: la historia 
Que encierra en sus espejos la memoria 
O que ha disuelto el mágico Leteo. 

El pilar de humo y el pilar de fuego, 
Cartago y Roma y su apretada guerra, 
Simón Mago, los siete pies de tierra 
Que el rey sajón ofrece al rey noruego, 

Todo lo arrastra y pierde este incansable 
Hilo sutil de arena numerosa. 
No he de salvarme yo, fortuita cosa 
De tiempo, que es materia deleznable.

 

-A UN POETA MENOR DE LA ANTOLOGÍA-

-Jorge Luis Borges-

 

¿Dónde está la memoria de los días 
que fueron tuyos en la tierra, y tejieron 
dicha y dolor y fueron para ti el universo? 

El río numerable de los años 
los ha perdido; eres una palabra en un índice. 

Dieron a otros gloria interminable los dioses, 
inscripciones y exergos y monumentos y puntuales historiadores; 
de ti sólo sabemos, oscuro amigo, 
que oíste al ruiseñor, una tarde. 

Entre los asfodelos de la sombra, tu vana sombra 
pensará que los dioses han sido avaros. 

Pero los días son una red de triviales miserias, 
¿y habrá suerte mejor que ser la ceniza, 
de que está hecho el olvido? 

Sobre otros arrojaron los dioses 
la inexorable luz de la gloria, que mira las entrañas y enumera las grietas, 
de la gloria, que acaba por ajar la rosa que venera; 
contigo fueron más piadosos, hermano. 

En el éxtasis de un atardecer que no será una noche, 
oyes la voz del ruiseñor de Teócrito.

 

jorge-luis-borges-el-otro

Jorge Luis Borges

¡Gracias por el gran legado que has dejado a la Literatura y a la Poesía! 

Berkanaluz

Jorge Luis Borges:

Siete Noches – ¿Qué es la poesía?

(Conferencia)

La canción del alma

A LA HORA DE DIOS

daria Daria Petrilli 95

A LA HORA DE DIOS

 

A la hora de dios,

van cayendo las horas,

como pórticos abandonados,

donde nadie quiere pasar,

donde nadie quiere pararse,

por temor al derrumbe.

 

A la hora de dios,

los látigos se sienten

como lecciones en la carne

flagelando los sentidos,

aquellos,

que amparados en las sombras

pudieron gozarse.

 

A la hora de dios,

todo es señalado,

todos somos culpables

de las pasiones y las muertes.

 

¿Donde hay un vestigio de piedad a la hora de dios?

hora que nosotros mismos hemos creado,

hemos creado nuestra culpa

y nuestro castigo,

nuestro delirio

y nuestro tormento,

hemos creado nuestra llave

y nuestra cárcel,

hemos creado nuestra causa

y nuestra condena,

a la hora de dios,

a la hora señalada,

solo nuestro nombre se sabe,

solo nuestro rostro es juzgado

porque nosotros somos

los propios verdugos del mundo,

y la corriente nos trae los peces muertos,

para ser enterrados en la orilla del silencio,

y que nada se sepa

y que nada nos turbe

a la hora señalada,

a la hora de Dios,

a él le echaremos la culpa,

sin olvidar que esta historia

la escribieron los hombres

que vivieron en esta tierra,

y acaso el ocaso,

y acaso el destino

sea tan incierto

como el juicio final

que ellos mismos

nos han proclamado.

Berkanaluz

D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com

La imagen fue tomada de internet

daria Daria Petrilli 95

 

 

Sigue el Hilo

¡He tenido una agradable sorpresa! Mi querido amigo el escritor Antonio Caro Escobar, una vez más ha tenido como una atención, crear un video con una de mis poesías, recitándolas con su voz y el resultado ha sido maravilloso! ¡Muchas gracias Antonio!

Velehay

Berkanaluz nos trae un bello poema creado por ella a raíz de un hermoso cuadro de Caspar David Frierich, titulado El Caminante sobre el Mar de nubes.

Berkanaluz es una poetisa que tiene las emociones a siempre a flor de piel, una sensibilidad muy intensa y unas letras fantásticas, como podréis escuchar a continuación.

https://www.facebook.com/profile.php?id=1340320477/
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco/
https://plus.google.com/u/0/+AntonioCaroEscobar/
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ?view_as=subscriber/
https://www.pinterest.es/antoniocaroesco/boards/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard/

Copyrighted.com Registered &amp; Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Ver la entrada original

VOLAR

alas rotas poesia img_5956

VOLAR

No puedo evitarlo, tengo a veces esa melancolía que nos produce el mar al contemplarlo, esos atardeceres de tibios rayos, esa brisa fresca donde la vida al contemplar el horizonte parece querer decirnos…”disfruta hoy que nada es para siempre” y cada ola que viene y va, muere despacio absorbida por la arena, en una orilla que a cada minuto cambia y que jamás permanece inalterable.

A veces me pregunto, bajo que indulto y que permiso nosotros los humanos hacemos inmortales los instantes, los amores, las memorias, bajo que perdón se nos concede el hecho de querer ser más que el mar, o el propio tiempo y hundirnos en contratos y promesas que intentan atrapar lo inatrapable, de por vida.

Es esa melancolía de ser como los pájaros que me atrapa ahogando mis horas, como una malla que me apresa y que me envuelve asfixiando mi bitácora, en una jaula de tormentos sin barrotes, solo hecha de tiempo y promesas.

De tanto andar por laberintos inexplicables, que como puertas invisibles han de invitarme, es que siento mis alas temblar sin poder calmarme y me pregunto hasta con miedo, en que momento yo me volví un pájaro, si fue soñando, o si fue viviendo en este mundo, presenciando sus interminables tormentos.

Siento mi vuelo como un llamado que despierta todas mis vidas de un sueño, éste ha vivido encerrado en un claustro, siento mi vuelo como un tornado que trata de atraparme y liberarme para que pueda soltar el lastre hacia lo profundo del mar de los naufragios.

Yo estuve ahí y sé de su condena, sé de los capitanes de barcos y sus zozobras en los bancos de arena, y también sé que siempre ellos contemplaron el horizonte, siendo llamados por un vuelo, sin alas pero con cadenas, ellos también habían perdido sus bitácoras, pero siguieron el llamado de su sangre y de su alma, poder volar, aunque fuesen humanos, poder volar sin alas sobre el mar de los sargazos.

No puedo evitar esta melancolía que el mar me reclama, no quiero vivir soñando con un vuelo, solo quiero volar sin que mis alas se rompan en mil pedazos. Pero le temo a las partidas porque es ancho el océano y profundo, las grandes tormentas levantan sus olas hacia el cielo, y las tempestades no perdonan, zozobran las proas de los barcos, se hunden en tinieblas insalvables, y solo el óxido lo sabe, y solo el óxido se adueña del eterno silencio.

La brisa de melancolía que me envuelve, es la misma que sobrevive en los muelles, lugares de partidas con muy pocas llegadas, lugares de ausencias despobladas de abrazos y sonrisas, solo las gaviotas y sus graznidos parecen quebrar el mustio silencio de esos lugares tristemente abandonados.

El desconsuelo es la tierra de aquellos que no nos atrevemos a volar y un dolor en la espalda se percibe por las alas que no deciden levantar su vuelo, tal vez ese sea el castigo por no vencer el miedo a volar y no atrevernos a salir del encierro, de esa jaula que nos impide escapar, aún sin barrotes y sin puertas,  abierta nos invita a volar, mostrándonos la inmensidad del celeste cielo, abierta nos invita a escapar de éste árido y contaminado suelo.

Berkanaluz

D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com

La imagen fue tomada de internet 

alas rotas poesia img_5956

alas rotas poesia safe creative la niebla poesiabarcode-150

Video
Samvel Yervinyan
Walking Along The Road – Piano & Violín 
Música Clásica Contemporánea

FELIZ NAVIDAD

Video YouTube
So This Is Christmas
– Celine Dion –
Lyrics Artista

Artista
Giovanni Battista Tiepolo
Obra Nativity
  (1696–1770) 
Italia

Feliz Navidad para todos los ciudadanos del mundo,

para todos los pueblos, para todas las almas,

que el espiritu de la Navidad perdure

en vuestros corazones por siempre.

Berkanaluz