5 AÑOS EN WORDPRESS

5 años en WordPress

Un año muy especial, hay mucha tristeza en el mundo, así que solo voy a agradecer a quienes habitualmente pasan por aquí y leen algo de lo que publico. ¡Muchas bendiciones para todos!

Este año comparto un tributo a los viejos del mundo, esos que se ha llevado el covid y que eran parte de nuestras raíces, forjadores de sueños, fundadores de pueblos, abuelos, por sobre todo abuelos y padres que han partido solos, sin nadie que fuese testigo del último abrazo, del último beso.

Se helaron las manos cruzadas sobre todos los pechos…
Se marchitaron más flores de las que había en el jardín…
Mi amarte es una catedral de silencios elegidos,
Y mis sueños una escalera sin principio pero con fin…

Fragmento -Hora Absurda

Fernando Pessoa

TRIBUTO A LAS VÍCTIMAS ANCIANAS DEL Covid

No se ha apagado jamás

la mirada oculta

de sus casas deshabitadas.

No ha cesado jamás

el ruido

de esas habitaciones

que han quedado estáticas,

las imágenes se suceden

como sombras derramadas,

algunas sombras

han muerto asfixiadas,

abandonadas

en la profundidad de los estantes.

No ha cesado jamás

el ruido,

la humedad

colándose por las paredes,

algunos cuadros

han perdido la alegría

de sus rostros

borrados por el tiempo

implacable,

la herida de la memoria

permanece

y la sangre

estampada en las puertas

se seca poco a poco,

ha sido la llegada

y la comunión del profeta

el último tiempo de las profecías,

ellas han venido

para arrancarlos

de las raíces de la vida,

sus ventanas

quedaron cerradas

para siempre

y sus perros dormidos,

nadie les avisó

que el enemigo llegaba sigiloso

para llevarlos,

la historia

contempló con tristeza

como se le arrancaban

de sus ramas

los vástagos antiguos,

aquellos que trabajaron

y sembraron las tierras,

aquellos que acunaron

y abrazaron a sus hijos,

hay un tributo de dolor

tiñendo sus tiempos

y ni siquiera

el torrente

de las lágrimas del mundo

ha conseguido redimirlos.

No estábamos preparados

para el dolor que nos trajo

el año bisiesto

de los mellizos.

366 días

que rendirán

pleitesía

mucho más al diablo

que a Dios

por el dolor generalizado.

No estábamos preparados

para contemplar

el umbral vacío

de los caminos ancianos

y ahora se escucha el eco intermitente

de la soledad macabra,

el tiempo derribará

sus casas

pero sus historias

permanecerán escritas

con dolor

en la peor página que vivió la vida,

porque el final no fue

ni un beso

ni un abrazo

tampoco un instante

de despedida,

el final solo fue

una sala aséptica

que les arrebató

la vida.

Supimos que sus finales

no fueron buenos,

como si algún final de vida

lo fuese,

pero quizás lo único

que realmente anhelaron ellos

fue contemplar los rostros

<por última vez>

de aquellos

a los que alguna vez

les otorgaron

la vida,

sus hijos,

sus hijos,

sus hijos.

Duele el cielo encapotado

y el vuelo

de los pájaros perdidos,

no sé si alguna vez

podremos sanar

el dolor de los nidos antiguos vacíos,

las casas de los abuelos

se desmoronan poco a poco

sin puertas y sin pisos.

Mientras la historia

escribe el dolor

con la sangre del tiempo

y firma sobre el final,

2020

el año en que a todos

de alguna manera u otra

se nos arrebató

el latido.

Berkanaluz

Imagen de la red

Autora de la fotografía -Pianista Olivera Radmanović-

HORA DE LA CENIZA

-ROQUE DALTON-

RESPLANDOR

-RESPLANDOR-

Somos peligrosos,

tomamos el dolor

y lo convertimos en camino,

tomamos el tiempo

y lo convertimos en olvido,

tomamos los recuerdos

y los convertimos en polvo,

nada nos hace daño.

Somos peligrosos

somos gente que solo ve futuro

enteramente conscientes del presente.

Somos peligrosos,

no aramos la tierra

con bueyes perdidos,

tocamos melodías que no acaban,

sembramos semillas del mañana

en auroras boreales fabricadas.

Somos patria,

somos origen,

damos la bienvenida

a la sonrisa,

el dolor nos sana.

Somos peligrosos,

la historia no nos cambia,

amamos lo que permanece,

patria,

religión

familia,

bandera

el sol creador de la materia,

energía sublime.

Somos peligrosos,

no nos doblegan

las palabras amenazantes

ni hirientes,

no somos maleables por el miedo,

aunque el miedo a veces

se nos cuela hasta el alma,

pero no nos vence,

seguimos haciendo camino

al andar.

Somos peligrosos,

no nadamos en favor de la corriente,

el remolino nos atrapa,

pero hemos aprendido a escaparnos,

el cielo es una referencia

que jamás morirá para nosotros,

no nos pueden robar

aquello que nos pertenece,

somos origen

y solo respondemos a Dios

cuando nos llama.

Somos peligrosos,

curamos nuestras heridas

con el suero

de nuestras propias lágrimas.

Somos peligrosos,

somos gente que no sucumbe

al poder,

no nos seduce la inercia,

no alabamos nombres poderosos

que nos ofrecen cenizas

para que sacrifiquemos el fuego

y la luz,

al contrario

los combatimos

con nuestras mejores armas,

la verdad y la palabra

son disparos

que defienden

sin derramar una sola gota

de sangre,

son disparos

que amedrentan

sin lastimar

el alma,

y es por eso que si nos atrapan,

solo miramos llover,

porque sabemos

que tarde o temprano

el sol vuelve a salir,

y su calor

nos alimenta el alma,

somos mariposas eternas,

libélulas

pájaros de almas libres

jamás podemos morir.

Somos peligrosos,

no somos del caviar,

somos del pan

aquel mismo pan

que Jesús repartió en su última cena

entre sus doce apóstoles,

en su última cena

que ya no tuvo un mañana.

Somos peligrosos

somos gente

que queremos vivir,

construyendo para el mañana

que a Jesús le fue arrebatado,

por eso sembramos amor

en cada surco abierto

que la vida nos reclama,

porque es esta tierra

el único lugar

donde podemos vivir

mientras nuestro tiempo

no se acaba,

es en el único lugar

donde podemos vivir,

y que muchos quisieran arrebatarnos,

el hoy,

hoy,

hoy somos peligrosos

somos el amanecer que cada día

con gran energía nos reclama.

Somos peligrosos

somos camino

sendero

amor

y nada,

nada nos hace aminorar

nuestra marcha

menguar nuestra lucha,

ni retroceder nuestros sueños

para hacerlos realidad.

Somos gente

que persigue

el primer resplandor de luz

que el camino

día a día nos regala

aunque ello

nos implique llegar

hasta el mismísimo borde del abismo

y saltar hacia el precipicio

porque confiamos

en el abrazo protector

que Dios siempre

nos manda.

Berkanaluz

Imagen de la red

DETENTE

rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr69356055_490715764823419_8342655492065067008_n

 

-DETENTE-

 

¡Detente! ¿Quién te ha dicho que puedes entrar aquí y manchar los pisos de mi casa con tus zapatos sucios? ¿Quién te ha dicho que puedes adueñarte de este espacio, como si fuese de tu propiedad! ¿Quién te ha dicho que aunque este humilde recinto no tenga paredes y techo, no sea un lugar sagrado? ¿Acaso no has escuchado la exquisita melodía del viento y su abrazo interminable con las hojas del otoño? ¿Acaso no has escuchado el danzar de las olas en el atardecer y su prisa por alcanzar la orilla? ¿Acaso no sientes el perfume de las flores? ¿No has visto la reverencia que las abejas hacen antes de posarse en sus pétalos? ¿Acaso no percibes la grandeza de la lluvia y el milagro de su fecundación? ¿No percibes la humildad del árbol al entregarte desinteresadamente todo de sí mismo?
Tus ojos están sucios humano y tu lámpara se apaga irremediablemente, has tomado el camino de la obscuridad, pero antes de seguir debes saber que aquí en este recinto circular y sagrado cada forma fue creada con amor, cada forma ha nacido de un sagrado cáliz, aquí yace el secreto de los cristales, aquí se resguardan las semillas veneradas, aquí nace el río transparente y puro, aquí anidan los pájaros, pequeñas almas libres de los espíritus que fueron perdonados, aquí todo es necesario y su valor trasciende el dinero.
¿Quién te ha dicho que puedes destrozar todo a tu paso con tu poder hinchado de cobardía? ¿Quién te ha dicho que puedes despedazar, que puedes ensuciar y someter bajo tu voluntad aquello que ha sido creado por una voluntad superior a la tuya?
Humano, por más que te esfuerces en volar para poder sentirte superior y contemplar el mundo desde las alturas, no lo lograrás, tú siempre reptarás por el suelo como una serpiente y no despegarás dos palmos tu rostro del piso, salvo para escupir tu veneno.
Has nacido con la idea de que todo se puede comprar y que todo se puede vender. Para ti todo tiene un precario precio, pero debes saber que pierdes más, mucho más de lo que ganas y eres incapaz de reconocerlo, ganas un pedazo de papel que la lluvia puede destruir fácilmente pero pierdes poco a poco tu vida, <algo sagrado> que se te ha ofrendado y que no podrás recuperar.
Déjame decirte humano, en esta casa solo podemos habitar quienes en nuestros ojos llevamos aún resguardada la inocencia.
Limpia tu boca y tus manos con incienso, lavanda y mirra, antes de tomar el agua que nace pura y cristalina de la roca, no sea que el veneno que nutre tu sangre contamine y mate todos nuestros peces sagrados.
Humano reverencia esta casa y si no es así, sigue de largo, no es este tu camino, ni es esta tu morada, busca el barro para que pueda transformarte y una vez hundido comprenderás todo lo que aquí, como una bendición se te ha otorgado. Humano, me gustaría llamarte hermano, pero tus huellas son de sangre, sangre de seres inocentes, a los cuales has maltratado. Humano pide perdón de corazón y de alma y serás transformado, siente el latido de la Tierra abrazando tus entrañas porque ella por siempre te ha amado, has sido engendrado con todo el amor que ella le ha brindado por siempre a sus semillas.
“Humano si te arrepientes sabrás entonces que ella por siempre te habrá perdonado”. “Sabrás entonces porque nadie podrá destruir <este> su recinto sagrado”.
Hay algo cristalino y puro en el centro de este círculo sagrado, algo que jamás aún nadie ha tocado, y nadie jamás podrá conocer…algo que jamás podrá ser destruido, manchado, ni mancillado, algo que jamás podrá perecer, algo que nunca llegará a las manos del hombre a pesar de todo el dinero que él pudiese tener, quizás solo podría llegar si erradicase la maldad que habita en su corazón y el amor liberado en su alma por fin pudiese vencer.

D.B.
Berkanaluz
Imagen de la red

rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr69356055_490715764823419_8342655492065067008_n

-YANNI-

-IF I COULD TELL YOU-

DE LA VERDAD

rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrralphonse-osbert-soir
“Cuando el corazón es superado por el alma,
hasta el acto más sencillo se transforma en extraordinario.
Berkanaluz
-DE LA VERDAD-

De la verdad nacen

las hojas de un libro

alimentando la tierra

de palabras,

de la necesidad

las abejas

fabrican

el elixir sagrado de las flores,

de la tristeza

nace la lluvia

cuando la sed de la tierra

la reclama,

la alegría nace

de la sonrisa de los niños

recordándonos

como debemos ser

aún de adultos,

la utopía nace

del aburrimiento

de las horas

que desesperadamente buscan

un motivo en el presente

para vivir cada segundo

sembrando esperanza,

el grito nace

de la sublimación del silencio

agotando su calma,

las raíces nacen

de la necesidad del árbol

por dar su vida

a la sombra,

a la semilla,

a los nidos de los pájaros,

el abrazo nace

donde se terminan las fronteras

y el único camino que nos queda

es amarnos.

La vida nace

a cada instante,

cuando todo se comprende

pero nada se sabe.

Y todo lo que es

no significa nada

o quizás todo,

tal vez tan solo sea

nuestro corazón palpitante

el único pulso comprendido

por nuestra naturaleza errante.

“El sol fue creado para abrazar el nacimiento de un átomo de luz, al igual que la música ha sido creada para dar testimonio del exquisito sonido de la tierra ante el silencio inmutable de las esferas cósmicas del inconmensurable universo”.

Daniella Bossio
(Berkanaluz)
Imagen de la red
Artista -Alphonse Osbert-
Pintor simbolista francés
alumno de Léon Bonnet
(1857-1939)
rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrralphonse-osbert-soir

LOS MÁGICOS PORTADORES DE LETRAS

rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr94880704_1089145511456359_3352099327441895424_n

LOS MÁGICOS PORTADORES DE LETRAS

 

Fuimos eternos, discurrieron los siglos lentamente mientras ellos nos contemplaban acunados dentro de nuestros espacios en blanco, llevamos en nuestras venas amarillas el indiscutible paso de los años, entre cada punto y coma nuestro, una pausa de la eternidad ha descansado, heredamos el amor, los miedos, el silencio, la fantasía, heredamos la lágrima, la emoción, los recuerdos antiguos, heredamos lo bueno y lo malo, muchas veces fuimos un regalo envuelto en papel, hecho de ilusión y de sorpresa. Heredamos las voces implacables de los poderosos dictadores, fuimos las memorias de los mártires, registramos las huellas de las antiguas mitologías, difundimos la enseñanza de las ciencias, en nosotros se ha resguardado la huella de todo lo creado, fuimos los portadores de la sagrada alquimia de los dioses, algunos nos han temido y nos siguen temiendo, como si nuestras letras se convirtiesen en disparos provenientes de armas letales, es cierto que combatimos la ignorancia del mundo, pero sin armas, a nosotros se nos han confiado todas las religiones de los hombres y hemos guardado en nuestro interior todos los idiomas existentes en la tierra.
Fuimos arrasados por las aguas del diluvio, pero sobrevivimos, acuñados en las piedras, perecimos en el fuego voraz de Alejandría, y volvimos a renacer en miles de bibliotecas desperdigadas por el mundo como si de semillas al viento se tratase, estuvimos en la soledad de las cárceles, alimentamos la fantasía de los niños, les enseñamos las historias antiguas a los pueblos. Les contamos del arte, de las fotografías, les enseñamos de la existencia de todas las cosas.
Pero en el silencio de la noche, amamos las manos que nos han escrito entre lágrimas y quimeras, amamos los que soñaron y construyeron los sueños, los que edificaron las palabras que no se han comprendido fácilmente, amamos la palabra que ha quemado con verdades profundas la ignorancia, la palabra que ha denunciado el dolor de los pueblos, la palabra que ha amado hasta quedarse sin nombre, la palabra que ha detenido la injusticia, que se ha comprometido, amamos la palabra que le ha enseñado a los niños el respeto y el amor por el prójimo en un tímido cuento, amamos la palabra que ha dejado hasta el alma asomada a la muerte y no ha temido al abismo y no ha temido a la hoguera, amamos la palabra que no ha esquivado la lava, ni ha evadido el ciclón.
A veces nuestra palabra ha sido rechazada, repudiada, ignorada, pero también ha sido aclamada, trascendida, venerada, hemos estado en los últimos momentos de las vidas, excomulgando la muerte. Hemos registrado en nuestras páginas las más altas fuentes del dolor, como las catástrofes y las guerras, hemos celebrado el milagro de la vida en los nacimientos, defendimos las causas más loables, hemos difundido la compasión y el respeto en el mundo, defendimos los bosques, los mares, y la tierra.
Fuimos quienes resguardamos la voz herida del poeta, que ha muerto y renacido en cada verso y tanto ellos, como nosotros los libros, sobrevivimos a todas las tragedias, porque también como los poetas fuimos tan solo tiempo vencido apresados en una hoja en blanco, fuimos tiempo herido a merced de las memorias que jamás han podido encontrar el olvido.
Fuimos eternos, solo la llegada de la tecnología ha podido vencernos, hoy los libros somos impulsos electrónicos, atrapados dentro de una fría red, impersonal y desconocida, hoy ya no somos la hoja encuadernada tomada entre las manos con cariño, hoy nosotros desconocemos a nuestros dueños, nadie nos obsequia y menos prestarnos, todo fluye en completo silencio dentro de esta red, escondiendo un mundo inquietante y siniestro donde una jauría de lobos roba las letras sin compasión, donde dedos desconocidos copian y pegan, o descargan sin respetar el noble trabajo del escritor, como una alta traición robándole los ingresos.
Hoy ya nada es, el poeta llora en silencio frente a una pantalla rectangular, extraña la hoja inmaculadamente virgen, así como nosotros los libros, extrañamos sus manos, que nos sostenían para no caer.
Nuestro nombre “Libro”, deriva del latín “Liber”, inicialmente significaba <parte interior de la corteza de ciertos árboles>. Hoy nuestra casta se apaga de a poco como una pequeña luz, que las próximas generaciones ya no volverán a ver.

Hoy ya nada es, ni el árbol que se extingue, ni la hoja, ni el libro que no ha podido sobrevivir, el poeta duerme soñando con poder escribir sobre una hoja en blanco, el árbol sueña con un libro que nacerá de su corteza y el libro sueña con poder sentir aquellas manos sosteniéndolo y ni uno ni otro pueden juntarse, ni uno ni otro pueden protegerse de la inminente extinción.
Si los mágicos portadores de las letras se extinguen, ya no nos quedará visión y el mundo quedará sumido en las obscuras letras del dolor indescifrable.
Como un aquelarre sin sombras, ya no existirán ojos, ya no existirán manos, ya no quedará tiempo para leer de la manera tradicional, de la manera en que el mundo lo ha hecho siempre, ya nada nuevo acontecerá si los mágicos portadores de las letras mueren, porque los libros son aquellas cosas inertes que se han convertido en silenciosos seres, vibrando gracias a un pequeño átomo de conciencia, ellos son quienes abrazamos al anochecer, quedando luego suavemente posados en nuestras mesas de luz mientras dormimos y al despertarnos esperan con ansias que los volvamos a leer, son incondicionales amigos que jamás nos dejarán de querer, embriagándonos con su aroma a tiempo y a tinta, deleitando nuestro intelecto cuando fijamos nuestros ojos en ellos, regalándonos mundos sublimes, mágicos, intemporales, donde todos es como debería ser, un regalo del tiempo para ayudarnos a crecer.
Sin importar la temática del libro, dentro de él existe un corazón que no quiere dejar de latir, con su aguda visión siempre nos va a enaltecer, y nos va a hacer sentir el latido del mundo, este extraño pero maravilloso mundo, en el cual hemos nacido, que con sus luces y sombras nos ha de llevar a volar entre las fronteras del bien y del mal. Viviremos y nuestra vida irá pasando como las paginas de un libro, contando nuestra historia, y luego partiremos como un libro que se deshojará en el olvido.
“Porque nosotros somos la raíz, el árbol, y la hoja registrando cada detalle de nuestra vida en el libro sagrado del destino, quedando éste resguardado en la biblioteca indestructible de un tiempo llamado eternidad”.

Berkanaluz
D.R.
http://www.alasrotaspoesia.blogspot.com
http://www.berkanaluz.wordpress.com
La imagen fue tomada de internet.
Artista -Igor Morski-
Diseñador gráfico, ilustrador digital,
Polonia (1960)
https://www.facebook.com/IgorMorskiArt/

rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr94880704_1089145511456359_3352099327441895424_n