PERMANECE CALLADA

“La niña entró en tu cántico desnuda, 
nácar en su destello de inocencia.
Aderezada como torre aguda
la arquitectura de su transparencia.
Desde entonces la perla se demuda 
y empalidece toda refulgencia.
Abrevada la luz de su corola, 
quedó la niña con su sombra, sola”.

“Todo volvió al enjambre de su cielo 
y se rehizo en geometría pura.
El pájaro en presagio de su vuelo. 
La ola en su colmena de frescura.
El ángel en su máscara de hielo. 
El vestigio letal en su pavura.
Sólo la niña se tornó en la niebla, 
plumaje, espuma, cántico y tiniebla”.

Fragmento de la poesía  -CONTRAPUNTO-

Autor -Gonzalo Escudero-  Poeta y diplomático 

(Quito 1903 – Bruselas 1971)

rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr66686009_463028907592105_8794749303034740736_n

PERMANECE CALLADA

 

Permanece callada,
todas las cosas 
se volverán eternas
sin tu consentimiento.
Te tomará en sus brazos
el viento, 
desdibujando los momentos
que han sido para ti 
los más cercanos,
volviéndose lejanas
todas las orillas,
como las utopías
de los horizontes
que jamás vuelven.
Será el tiempo
de la aguda incertidumbre,
será el tiempo 
donde se confundirán
todos los colores amados
y una piel pálida
cubrirá tu historia,
mientras los grises
envolverán las sombras.
Permanece callada
deja que todas las nuevas voces 
griten en su renacimiento,
al principio ensordecerán
tu entendimiento,
pues no reconocerás
la flor,
ni el picaflor,
ni la libélula.
Todas las cosas serán transformadas
tomando nuevas formas,
cuando la confusión
se haya consumado totalmente
como una llama
que habrá quemado el destino,
como el calor abrazador
que habrá quemado
una lágrima,
será ese el momento
en que te besará la noche eterna,
posando sobre tu frente
sus labios afinados
como sevillanas hirientes.
No te confundas,
no será la muerte,
solo habrás cruzado
el abismo de todas las cosas,
y en todas las cosas
te habrás transformado,
comprenderás el vuelo
de todo lo alado,
comprenderás las huellas
de todo lo caminado
comprenderás el dolor 
de todo lo sufrido,
comprenderás la belleza
de todo lo creado,
comprenderás el silencio
de todo lo no dicho,
comprenderás la voz,
que entre todas
te ha guiado.
Comprenderás la luz,
principio y fin
de todos los tiempos,
porque serás 
la geometría más perfecta
que tu creador
en tu nueva forma 
habrá logrado.
Para esto 
no necesitarás morir
sino aprender a vivir
con intensidad 
cada instante de tu vida.
Permanece callada,
derrotarás el miedo
escuchando la voz de la tierra
alimentando cada uno de tus sueños.

Berkanaluz (D.R.)

http://www.berkanaluz.wordpress.com
http://www.alasrotaspoesia.blogspot.com
standard-150 (1)
Imagen de la red
Arte -David Galstyan
https://www.behance.net/galstyan?fbclid=IwAR2DO7wlBc6VJn9qiT4Q3SQvu0t_ZHPhGkfBYfCt4lo1G9n-bZHxVhYDyqQ

rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr66686009_463028907592105_8794749303034740736_n

RECUERDOS

Arte -Carlton Alfred Smith- (1853-1946)

Colección privada Sotheby´s  London

CARLTON ALFRED SMITH 62124468_888391194832234_7207249113199411200_n

RECUERDOS

 

Hermosa pintura, evoca a las mamás de antes, cuando las mujeres aún no nos habíamos emancipado.
Recuerdo de pequeña, a mi adorable madre y a las madres de mis amigas, siempre estaban en sus casas contentas, o quizás tristes (pero no se les notaba) no tenían tiempo ni para la depresión, ni para enfermarse, eran el faro que iluminaba, eran la chispa que encendía el día, ellas no decaían, eran su propio dínamo, con energía siempre extra, y si caían, inmediatamente se levantaban porque el mundo giraba en torno de ellas, siempre estaban prontas, con sus delantales puestos, dispuestas a afrontar cualquier tarea que requiriese su pronta intervención, siempre estaban dispuestas para coser el botón caído, para acompañar a sus hijos a las escuelas, cocinar, etc, y solucionar cualquier problema que pudiera acontecer, parecía que la pobreza no las vencía, no conseguía doblegarlas, ellas trabajaban hasta el cansancio y más, eran las últimas en acostarse y las primeras en levantarse, usaban sus cabellos cortos por no tener tiempo para cuidarlos, sus casas siempre olían a cebolla recién cortada, olían a comida fresca, a pan casero calentito y también olían a amor y a atención, ese era su bello e inigualable perfume, el secreto inmortal de aquellas mágicas casas.

Tocábamos sus manos y eran ásperas curtidas por el trabajo del día, ellas no se detenían ante nada. Mi madre lavaba las sábanas blancas y las extendía por el pasto, las exponía al sol y luego les echaba agua, ella decía que así se blanqueaban mejor. Aún hoy de forma nítida recuerdo esos días soleados y primaverales, con las sábanas blancas recostadas sobre el verde pasto, un bello espectáculo que guardan la memoria de mis retinas, símbolo del amor delicado y abnegado, símbolo del amor por la perfección que tenían nuestras madres, aún con bajos recursos. Luego planchaban largo rato esas pesadas sábanas blancas de lienzo y algodón.
A pesar de la agotadora jornada y de las cansadoras tareas del día, ellas siempre tenían un espacio para tejer la “bufandita”, o el par de medias de lana que obsequiaban al más necesitado de la familia. Todo pasaba por las manos de nuestras abnegadas madres.
Recuerdo que ir a jugar a la casa de alguna de mis amigas, entre otras cosas significaba el ritual de compartir la merienda de la tarde, y allá venían las madres con los platos llenos de pasta frola, bizcochuelos, galletitas, todo hecho por ellas. Mis amigas y yo llegábamos transpiradas de tanto correr por las calles, de tanto trepar árboles, de tanto jugar a la mancha y a la escondida, y nos hacían lavar las manos y refrescarnos antes de merendar.
Las niñas lucíamos saludables, y si nos enfermábamos nuestras madres nos hacían quedar en la cama, como fuese, (en mi caso era bastante difícil) mi madre me llenaba la cama de revistas “Recreo” las de -recorta y pega- pero igual era difícil mantenerme quieta.
¡Como se extrañan las madres de aquella época! “Doña María”, “Doña Elvira” “Doña Ana” “Doña Daisy” (mi madre) las “viejitas de hoy”, si es que aún queda alguna viva, ellas “las madres de aquellas épocas” sostuvieron el mundo, y fueron el símbolo de la abnegación callada y silenciosa, ellas tuvieron una importante misión y fue nada más y nada menos que nutrir las almas de la familia, nos enseñaron el ritual del alimento compartido, el hacerlo día a día en la mesa todos reunidos, todos nos mirábamos a los ojos, nos reíamos, peleábamos, soñábamos, en las familias estaban los malhumorados, los locos, los risueños, los callados, los populares, los raros, los buenos, y los no tan buenos, pero todos tenían su espacio en la mesa, eran las mesas familiares, estaban los abuelos, a veces también estaban los tíos “solterones” de la familia, que todos miraban de reojo, pero nadie quedaba afuera, tampoco el que llegaba de improviso, se armaba otra mesa, otro mantel y listo, “avanti” a almorzar o a cenar, y todos sabían de todos…tan cercanamente.
Creo que cuando estas incansables “mujeres madres” fueron extinguiéndose de a poco, el mundo fue muriendo poco a poco también con ellas, ¡ay como las extrañamos queridas madres!
¡Ningún mal superaba la paz de sus presencias en nuestras vidas!
La madres de hoy estamos liberadas, somos más independientes, utilizamos más plástico en nuestros cuerpos y en nuestras compras, “utilizamos y tiramos “(utilizamos todo lo que nos agilite el proceso) lo que nos proporciones más tiempo para nosotras, vamos al club, apenas repasamos los deberes de nuestros hijos, (por falta de tiempo)…corremos de aquí para allá, tratando de ganar tiempo al tiempo, siempre estamos impecables en ropa, en zapatos, en peluquería, somos empresarias, trabajadoras, profesionales, somos independientes, olemos siempre a perfumes, la impecabilidad nos etiqueta, y la soledad también, interiormente tenemos esa sensación de haber perdido algo, y quizás no sabemos bien que es, pero como una primavera que se extingue poco a poco, nos deshojamos en el viento, sin querer mirarnos al espejo, ese espejo que refleja a nuestros hijos, que ya no juegan en las calles, que siempre enferman, que sufren de soledades, que se amparan en el mundo inexistente de los celulares, no queremos vernos en ese espejo que contamina el mundo de plástico, porque se fue el tiempo para nutrir, para cocinar, para atender, no queremos reflejarnos en esa pérdida de territorio interior que padecemos nosotras las mujeres de hoy en día.
Las madres de antes nos enseñaron lecciones que eran tesoros sagrados, eran nuestras brujas buenas, ellas mantenían un círculo, que nosotras rompimos con el afán de buscar nuestro lugar preponderante en el mundo, un círculo de poder siempre tiene que tener ese -ser especial- que mantiene los hilos unidos, tejiéndolos continuamente, e ir hilvanando los puntos que se escapan, como un mandala circular, como un atrapa sueños, el círculo genera poder, genera energía, cuando se rompe el círculo todo es caos, todo es desorden. Nuestras madres eran las chamanas que alimentaban el círculo, ese mismo círculo que nosotras, las mamás de hoy quisimos romper.
Las mujeres perdimos nuestro espacio sagrado, creímos que ganábamos “ese espacio” dejando toda la tradición de lado, y percibimos a nuestras madres, como “presas y víctimas” de un sistema, que en verdad era -un espacio sagrado- que no supimos apreciar, nunca las pensamos libres, amando, nunca las pensamos abnegadas, felices, las percibimos sometidas, bajo el peso del yugo, pero creo que eran más felices que nosotras hoy en día, una felicidad que no podemos alcanzar aún con nuestra más preciada libertad, y creo que la cárcel de nuestras madres (si alguna vez tuvieron una), fue más auténtica, más llena de peso y contenido, que nuestra cárcel hoy llamada “libertad” pero tan vacía de todo, lamentablemente las mujeres cambiamos aquellos espacios seguros, por la libertad de <otro espacio> un espacio que nos deja expuestas a un mundo caótico y cruel que nos absorbe sin compasión, y que nos deja agotadas y frágiles, por más fortaleza que queramos demostrar, el círculo se ha roto y nosotras hemos perdido también nuestra autoridad, aquella autoridad que tan solo el silencio y la abnegación pueden dar.

Hoy los hombres no nos dominan ni controlan, hoy conquistamos la igualdad de género, ellos cocinan, lavan,  cuidan de los hijos como nosotras, y las mujeres trabajamos como ellos, hemos logrado independencia y portamos nuestra bandera con orgullo, el orgullo de una gran conquista, y las mujeres respiramos aliviadas…¿o no?, creo, -no sin un poco de tristeza y nostalgia- que algo se ha perdido en el tiempo, algo irreparable e irrecuperable, un tesoro que se ha perdido en el fondo del océano del tiempo, algo que nuestra generación ha tenido el placer de poder vivenciar, el sentir, el recibir la abnegación, el amor y el silencio con que trabajaban aquellas (nuestras) madres.

Ya más nunca volverán, ellas como las abejas trabajaban incansablemente sin recibir remuneración, pero lo hacían con la certeza de que el beneficio no era solo para si mismas, trabajaban con la certeza de que su tarea era algo importante, único e irremplazable, porque era en pos del bienestar de una comunidad, (su familia) porque al fin y al cabo “ser una comunidad” era el significado de lo que las familias reunidas eran antes.  
Hoy flotan en un mar enrarecido nuestros vínculos, “nuestra comunidad”, la comunidad familiar luce desmembrada, flotando entre las ocupaciones, los hijos, los trabajos, los problemas, el tiempo que se va aceleradamente, junto con el plástico tirano que contamina sin piedad y los celulares que se ocupan de dominar, controlar y “pseudo solucionar” nuestras vidas y amistades, todo esto consecuencia de haber perdido nuestro tiempo de nutrir, desde lo profundo, desde la raíz.
Se perdió “la madre abnegada” en el tiempo, ya no está su magia, para enlazar los puntos que se escapan, ya no está su paciencia y su legítimo amor, necesario para mantener cerrado el círculo, y poco a poco el sistema colapsa sin volver atrás. 

Recuerdo todo esto y puedo evocarlo, porque también existió un mundo sin internet, sin selfies y con muchos abrazos, más que abrazar los cuerpos, las madres abrazaban las almas…y era esa sensación las que nos protegía, la sensación de que, <pasara lo que pasara en el mundo> la presencia de nuestra madre era un lugar seguro donde habitar.
En fin, una hermosa pintura que movió la fibra sutil de mis recuerdos y disparó mis sentimientos y emociones de antaño, recuerdos que afloraron desde el profundo pozo del olvido.
Berkanaluz  D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com
La imagen fue tomada de internet

standard-150 (1)

CARLTON ALFRED SMITH 62124468_888391194832234_7207249113199411200_n

 

A LA HORA DE DIOS

daria Daria Petrilli 95

A LA HORA DE DIOS

 

A la hora de dios,

van cayendo las horas,

como pórticos abandonados,

donde nadie quiere pasar,

donde nadie quiere pararse,

por temor al derrumbe.

 

A la hora de dios,

los látigos se sienten

como lecciones en la carne

flagelando los sentidos,

aquellos,

que amparados en las sombras

pudieron gozarse.

 

A la hora de dios,

todo es señalado,

todos somos culpables

de las pasiones y las muertes.

 

¿Donde hay un vestigio de piedad a la hora de dios?

hora que nosotros mismos hemos creado,

hemos creado nuestra culpa

y nuestro castigo,

nuestro delirio

y nuestro tormento,

hemos creado nuestra llave

y nuestra cárcel,

hemos creado nuestra causa

y nuestra condena,

a la hora de dios,

a la hora señalada,

solo nuestro nombre se sabe,

solo nuestro rostro es juzgado

porque nosotros somos

los propios verdugos del mundo,

y la corriente nos trae los peces muertos,

para ser enterrados en la orilla del silencio,

y que nada se sepa

y que nada nos turbe

a la hora señalada,

a la hora de Dios,

a él le echaremos la culpa,

sin olvidar que esta historia

la escribieron los hombres

que vivieron en esta tierra,

y acaso el ocaso,

y acaso el destino

sea tan incierto

como el juicio final

que ellos mismos

nos han proclamado.

Berkanaluz

D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com

La imagen fue tomada de internet

daria Daria Petrilli 95

 

 

LA CASA DEL DESEO

NUEVA EDICIÓN DE LA ETERNIDAD

(Fragmento)

Autor  -Gonzalo Escudero Moscoso-

Poeta y diplomático

Ecuador (1903-1971)

 

“El tiempo no ha pisado este aire. 
Y no ha tocado el aire esta agua. 
Ni el agua caminó en esta piedra. 
Ni la piedra se desolló en esta ascua. 
Aire, agua, piedra y ascua,
sin tiempo, ojos, ni tacto.
Y adentro, ancha de mundo, 
la herida vegetal del canto, 
este durar en soledad liviana
y este morir sin muerte en el espacio. 
La eternidad apenas
es el ocio de jugar a los astros, 
de fumar nubes
y de ignorarnos”.

Autor  -Gonzalo Escudero Moscoso-

tumblr_o3hz97kyju1rebxsto1_1280

LA CASA DEL DESEO

 

La casa del deseo ha quedado abandonada,

llena de pájaros inciertos,

sin puertas, 

sin ventanas,

tan solo un viejo espejo

da testimonio de una pasión lejana,

reflejos tenues penetran

la obscuridad reinante,

dejando ver

recodos de lamentos

vencidos por el tiempo

colándose por esos espacios

llenos de silencios,

en ese lugar

hay vestigios etéricos

de copas

con vino servidas

embriagando las huellas del espíritu,

para que no se escape,

para que no se pierda

su diamante rojo y líquido.

 

Tornasolado crisol,

testigo de un amor inolvidable

aferrándose a la vida,

arañando las almohadas

en las sombras,

escondiéndose de la claridad del mañana,

son tiempos que sobreviven

al vuelo

de los pájaros inciertos.

 

El viejo espejo

da testimonio…

entre él

y la húmeda pared

se resguardan

trazos de piel y seducción,

quedaron atrapados

debajo de sábanas

y olvidos,

como conteniendo las tinieblas,

como conteniendo el abismo,

como cuando una palabra 

no es suficiente

para cavar el surco,

y revivir la semilla.

 

Y un cielo gris,

como un premonitorio vacío

ausente de testigos,

alumbra con su diáfana luz

una pequeña foto abandonada,

tan llena de besos y de hastíos,

tan llena de aromas,

tan sola,

tan callada,

insistiendo en mortales silencios

matando poco a poco la vida

como el veneno

de una ponzoñosa serpiente.

 

Una pequeña foto abandonada

sobrevive

tan llena de soledad como los pueblos vacíos,

tan vacía que se le han borrado sus nombres

pero tan pletórica de goces,

como su evocadora imagen lo muestra,

tan arrugada

y tan llena de besos rojo carmín

desgastados por la marea del tiempo,

besos inconclusos que murieron

como perros desintegrados en el viento,

mostrando una historia

testigo del sol en el ocaso,

testigo de un amor mudo

que temió el fracaso,

como si mil inviernos lo hubiesen habitado,

hay lágrimas que lloran,

porque subsisten cansadas

de la espera

en esa vieja habitación vacía,

danza de cuerpos que se amaron,

sus nombres fueron entrelazados en el silencio

hilvanando eras y memorias

existiendo aún hoy

en esa casa abandonada

exenta de formas

y sin rastros

de aparente vida.

 

La memoria de las paredes

no hace más que nombrarles,

la memoria de las paredes

no hace más que recordarles,

los ecos 

de los <te amo perdidos>

extraviados como cometas errantes,

en noches profundas

del universo,

danzando aún la llama

de una pasión inextinguible,

espiral de besos y pasiones

cual burdel prohibido,

alumbran

un piadoso crucifijo de madera,

que desde la pared húmeda y obscura

perece resistir el paso del tiempo,

jurando una fidelidad que fue amparada

en un inmortal amor prohibido.

 

La casa del deseo ha quedado abandonada,

como jardín sin rosas,

como riachuelo sin agua,

esperando

una copiosa lluvia

de pasiones

y tumultuosos deseos,

para poder despertar por fin

las memorias

que ha querido llevarse el olvido.

 

La casa del deseo llora

historias de pasiones y alboradas,

la casa del silencio llora

junto al río

las horas de gozo y de gloria

que sembraron los nombres

de esos dos antiguos

y transparentes amantes, 

lloran los tiempos que acercaron

sus caminos junto al abismo,

y los vieron caer,

caerse,

cayendo

hacia la nada.

 

Aunque los tiempos

como golondrinas se volaron,

y los años,

los años que juntos se escaparon

se fueron muy lejos

de las pasiones que matan

y mueren

en este mundo de hastío,

se han marchado

con sus recuerdos,

danzando como hojas de otoño,

secas,

amarillas,

sin poder ser parte de la sabia,

que volverá algún día

para alimentar la raíz.

“La casa del deseo es un recuerdo hueco,

donde se fue el tiempo,

más permaneció

en el silencio,

en la penumbra,

una extraña forma de vida”.

Berkanaluz

D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com

La imagen fue tomada de internet

tumblr_o3hz97kyju1rebxsto1_1280

standard-150 (1)

Abrázame

Instrumental Piano Cover

 

MEMORIAS

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaassssssssssssssss803e3c3ddb827b674314efbbb750cb84

MEMORIAS

 

Quizás había perdido

mi tiempo

de abrazarte,

quizás había perdido

mis brazos

en el aire,

quizás el vendaval

llegó para quitarme

mis brazos,

mis ojos,

mis labios, 

mi memoria,

y mi deseo de encontrarte.

 

Quizás el vendaval

también llegó

para quitarme

mi alma,

y el recuerdo

de tus labios al besarte.

 

Quizás en otra herida

se cercenaría tu vida,

quizás en otra historia

yo encontraría

tu fuente

y como el agua del mar

me deslizaría de prisa 

saciando

mi eterna sed

en tus místicas gotas

perladas

y alquímicas,

llenas de palabras,

de sentires,

de fragancias,

llenas de ambrosía

resbalando por mi piel.

 

Quizás mi sed de tu amor,

quizás el pasto mojado,

quizás el viento

pudieran devolverme la  vida,

aquella que deje partir

siguiendo tus tiempos 

hacia ninguna parte,

siguiendo tu historia

sin un final feliz.

 

Quizás siguiendo la órbita

de un cometa errante

extravié mi sendero 

buscando una lejana tierra,

donde anclar mi raíz.

 

Quizás aún sin mis brazos

sobreviviría

a la  vida,

quizás mi memoria

olvidaría tu piel,

quizás mis labios

se resecarían

sin el sentir de tus besos,

pero aunque mis ojos

faltasen

yo seguiría tus huellas

allí donde estés.

Berkanaluz

D.R.

http://www.berkanaluz.wordpress.com

La imagen fue tomada de internet

standard-150 (1)

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaassssssssssssssss803e3c3ddb827b674314efbbb750cb84

Andrea Bocelli & Dulce Pontes

O Mare E Tu 

Live From Milan, Italy/1999  

Traducción de la letra

https://lyricstranslate.com/es/o-mare-e-tu-el-mar-y-t%C3%BA.html

El mar y tú

Sentir en nosotros
Sentir en nosotros
Una razón
Para no quedarnos solos
En ese abrazo fuerte
Sentir el mar
En nuestra voz,
Llorar como quien sueña
Siempre navegar
En las velas apasionadas de este amor
A lo lejos el barco loco pierde el norte.
Amor mío
Si no estuvieran tanto el mar como tú
No estuviera tampoco yo
Amor mío
El amor existe cuando
estamos cerca de Dios
Amor
En tu mirar
Un espejo de agua
La vida navegar
A través del sueño y del dolor
Sin un adiós siquiera.
Y apaciblemente,
Tal vez en la mar,
Hecha yo espuma encuentre la sal de tu mirar,
Navega levemente, mi amor,
A lo lejos la barca desnuda a toda vela

ERA

-Las campanas doblan por ti-

Autor -JOHN DONNE-

John_Donne_by_Isaac_Oliver

 Devociones para ocasiones emergentes, 1624 (fragmento)

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?   

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

Autor  -Jhon Donne-

Londres (1572-1631)

Poeta metafísico inglés   

ERA

 

Era la historia

de los ojos entrecerrados,

era la historia

de los cuerpos cansados,

de las heridas saturadas

por las palabras vacías,

era el tiempo del dolor

por las espinas de la rosa,

era el tiempo insalvable

una máscara rota,

era mi historia,

y era también

la historia del mundo

que se había vuelto

incomprensible,

el tiempo

había agotados los cauces

y claudicado el olvido.

 

Era la hora del silencio

sufriendo

porque se habían fracturado sus tiempos,

los abrazos habían sido negados,

los llantos habían sido ignorados,

y la semilla,

había sido sembrada

en el surco equivocado,

donde el viento la ha desenterrado,

donde no ha llovido,

donde hasta la memoria

la ha desamparado

y ni siquiera el latido de la tierra

ha podido salvarla,

solo los tambores han querido evocarla

como perdonando el tiempo,

como evitando el silencio,

invocando la presencia

de una lágrima,

para fecundar el árido suelo.

 

No lo intentes,

la llama se ha apagado,

la leña se ha empapado,

por el temporal que esta arreciando

en los recuerdos prohibidos .

 

No lo intentes

no debes tomar mi mano,

no debes ver

en lo profundo de mis ojos

te atraparía la melancolía,

es un territorio anegado,

no le llames amor

al tiempo olvidado,

un solo beso no puede sembrar

cuando los momentos se han marchitado.

 

Era la historia

de los ojos que no querían ver,

 preferían mirar en los huecos vacíos

de las ausencias,

y preferían besar

 los labios hechos de polvo.

 

 

Era mi historia

que ya no quería mirar,

que ya no quería besar,

que ya no quería escuchar

las campanas,

que por la llegada del amor

estaban doblando.

Berkanaluz
D.R.
http://www.berkanaluz.wordpress.com
http://www.alasrotaspoesia.blogspot.com
Las imágenes fueron tomadas de internet

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasssssssssssssssssssssec16b43f32c6f25c5977768cf32fb051

Sergey Grischuk 

-SPRING DREAM-

TRIBUTO AL AGUA

El_paraíso_existe._Valle_del_Lunarejo

Fotografía “Valle del Lunarejo” Departamento de Rivera, Uruguay
https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_natural_regional_Valle_del_Lunarejo
Crédito de la fotografía  https://commons.wikimedia.org/w/index.php?title=User:Priscilla_Resende_Fag%C3%BAndez&action=edit&redlink=1

 

 

TRIBUTO AL AGUA

 

En el día mundial del Agua
https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Mundial_del_Agua#D%C3%ADa_Mundial_del_Agua,_22_de_marzo

Si alguien me hubiera dicho
que estaba tan cerca
tu presencia pura y cristalina
no lo hubiera creído,
y muy a mi pesar
jamás he podido encontrarte,
quizá porque no supe
que quedaba resguardada
aún tu esencia,
tu paz cristalina,
en algún lugar muy cerca de mi,
tu origen
es principio
y fin de la eternidad,
milagro supremo
de la liviandad.

Si alguien me hubiera dicho
que la beatitud de tu simiente
estaba al alcance de mis manos,
hubiera cruzado los valles,
me hubiera aproximado a fronteras,
y hubiera hundido mis manos
en tu vientre.

Nada me hubiera detenido
el poder llegar hasta tu lado.
Quién le hubiera dicho a mi cuerpo,
que podía sumergirme
en tu misterios
y contemplar desde el fondo
de tu llano cauce,
la transparencia
de los rayos del sol,
al evocarte.

Quién le hubiera dicho a mis sueños
la posibilidad de soñarte
y que fueras de verdad,
pudiendo atraparte.

Como podría presentir tu deslizar,
como podría presentir tu frescura,
sino fuera por el fuego
del calor abrazador,
que atempera las almas
en un mediodía estival.

Como me gustaría saber
de donde vienes
y hacia donde vas,
fuerza indomable,
como deseo de ti tomar,
y conocer el misterio de tu pureza,
como deseo encontrar ese cauce perdido
zigzagueante,
y veloz
como cuando vas buscando el mar.

Dime como he de llamarte,
sagrado elixir inmortal,
no puede detenerte el tiempo,
no pueden contenerte las piedras,
solo mi piel puede darte
una forma humana
que jamás
de otra manera
hubieras podido habitar,
solo mi piel puede amarte,
porque escondida en ella estas,
bautizando mis memorias perdidas.

Vibro
y vivo gracias a ti,
y a tu supremo Don,
de dar vida a las semillas,
y vivo gracias a ti,
y a tu silencioso amor,
que riega toda mi vida,
con una lluvia de gotas,
haciendo que mi luz
brille como el sol
haciendo que mi luz
brille como una llama,
dando calor a mi raíz,
dando libertad a mis ramas.

Agua,
sagrado Don,
te debo el latir de mi corazón,
te debo la sangre que me da la vida,
eterna asunción,
vórtice,
napa,
río
mar,
océano.

“Agua
siempre sagrada serás,
siempre importante serás,
porque si tu faltaras,
ya no podía existir la vida,
de sed moriríamos,
y esa es la única verdad”.

BERKANALUZ
http://www.berkanaluz.wordpress.com
La imagen fue tomada de internet

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaastandard-150 (1)